Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.
Política de cookies +
Página no oficial
  • FAQ

  • Noticias

  • Agenda

  • La Guardia Civil

  • Unidades

  • Encuestas

  • Enlaces

  • Policia-Nacional.net

  • Academianet

Noticias

Preguntas clave en una entrevista de trabajo
08/06/2017

Preguntas clave en una entrevista de trabajo

La entrevista personal es una de las pruebas de la oposición de ingreso en la Escala Básica de la Policía más difíciles de preparar. La complejidad de esta prueba se debe principalmente a su subjetividad.

Muchas veces se ha dicho que la entrevista personal es muy parecida a una entrevista de trabajo. Muchas veces las preguntas son muy parecidas o similares. Por eso, este artículo puede ayudaros a preparar la entrevista personal.

Es más importante que nunca preparar bien previamente esta cita personal, la prueba más determinante para elegir al candidato.

Hay que llegar con las ideas claras y con las respuestas a las preguntas que nos pueden plantear bien preparadas.

Recomendaciones generales a la hora de enfrentarse a esta importante cita:

  • No tutear a nuestro entrevistador a no ser que nos lo pida expresamente.
  • No invadir la mesa del reclutador con nuestros papeles u objetos.
  • No tomarse determinadas preguntas como un ataque.
  • Escuchar atentamente y asegurarse de haber comprendido bien las cuestiones que nos van planteando.
  • Relacionar siempre nuestras respuestas con el puesto de trabajo al que estás optando.
  • No contestar con monosílabos o respuestas cortas, pero ser preciso al mismo tiempo.
  • Tomarse unos segundos para pensar antes de responder.
  • Mantener en todo momento el contacto visual con nuestro interlocutor.
  • Controlar la comunicación no verbal: lo que más van a valorar es la seguridad en ti mismo y la naturalidad, no buscan robots sino personas.
  • En este encuentro personal el reclutador busca un determinado tipo de persona después de haber analizado nuestro currículum y el de otros muchos candidatos que aparentemente parecen encajar en el perfil. La clave del éxito está, más que en ser el mejor aspirante, en ser capaces de llevar a cabo la mejor exposición, en la comunicación. Y los 5 o 10 primeros minutos de esta conversación son los vitales para intentar conectar y crear interés en nuestro entrevistador. Si te formulan muchas preguntas y la charla se prolonga será señal de que estamos logrando nuestro objetivo. Si es breve y no nos dan pie a explicarnos, mala señal.

Para conseguirlo:

  • Hay que prepararse la entrevista de trabajo a conciencia. Pensar en qué tipo de situaciones concretas, capítulos profesionales anteriores y ejemplos vamos a utilizar a lo largo de la misma. No se trata de memorizar o soltar respuestas de forma automática. Se debe dar una sensación de naturalidad y espontaneidad, pero es mejor no improvisar. Se deben haber preparado antes y tener claras una serie de respuestas a los asuntos que pueden ser más comprometedores porque ayuda, y mucho, a salir airosos.
  • No se debe mentir, pero sí escoger aquellas respuestas que más nos benefician y evitar las que nos pueden descartar en el proceso de selección o pueden restarnos puntos. La única forma de contestar bien es que la respuesta sea verdad.
  • Siempre hay que comenzar y en la medida de lo posible cerrar las respuestas incidiendo en los aspectos positivos.
  • No se debe ser crítico. Sobre todo, nunca criticar a las empresa anteriores en las que se ha trabajo ni a los antiguos jefes o compañeros.
  • Hay que provocar situaciones para que nos pregunten aquello que más nos interesa explicar e intentar evitar dar pie a que nos interroguen sobre aquello que menos nos favorece.
  • No tiene por qué haber preguntas sobre la vida privada de los candidatos, pero si nos las hacen hay que contestarlas. Si no, parecerá que queremos ocultar algo negativo.
  • Hay que mostrarse motivado, pero no necesitado, ni llegar a suplicar por ese puesto de trabajo. Siempre hay que mantenerse en un terreno profesional y no entrar en lo personal.
  • Una entrevista de trabajo es una venta constante del candidato. Siempre que se tenga ocasión.
  • Hay que evitar hablar de los aspectos económicos o de las condiciones de trabajo del puesto en los primeros pasos del proceso de selección. Eso debe abordarse en los últimos pasos, cuando se tienen posibilidades reales de ser elegido.

PREGUNTAS GENERALES

Personalidad

1. Háblame de ti.

Mensaje de presentación. Siempre a nivel profesional, el entrevistador no nos está preguntando por cuestiones personales.

2. Defínete a ti mismo con tres adjetivos calificativos y justifícalos.

Se deben elegir siempre cuestiones positivas, es decir, los puntos fuertes profesionales que hemos debido detectar antes de acudir a la entrevista.

3. ¿Cuáles son tus puntos fuertes? ¿Y los débiles?

Hay que contestar esos mismos puntos fuertes como se nos está pidiendo y elegir puntos débiles que en realidad vistos de otra forma pueden ser puntos fuertes también. Por ejemplo, a veces soy excesivamente exigente conmigo mismo, perfeccionista, demasiado planificador u organizado, etcétera. Los presentamos como un punto débil bajo nuestro punto de vista, pero en realidad se le están trasladando al reclutador aspectos que gustan en sus empleados.

4. ¿Qué significa para ti el trabajo?

No es conveniente dar una respuesta vinculada al dinero porque el entrevistador quiere  conocer con esta pregunta el orden de prioridades en la vida y a qué distancia se encuentra la esfera privada de la profesional. Sin llegar a alabar demasiado el trabajo, se puede comentar que es una forma de realización personal a la que el candidato dedica todos tus esfuerzos. Es una de las denominadas killer question. Es decir, las preguntas comprometidas y que más estrés generan en los candidatos entrevistados.

5. ¿Si ganara la lotería, seguiría viniendo a trabajar?

El entrevistador quiere saber cuál es la motivación del candidato, por lo que la respuesta ideal debería dejar claro que éste no sólo lo hace por dinero sino que el trabajo lo realiza como persona y que le gusta asumir retos.

6. Háblame de una situación en la que no actuaste de forma adecuada. ¿Qué has aprendido de ella?

Hay que elegir algún error que se haya cometido a lo largo de la vida profesional, pero que sea de poco impacto, una equivocación sin gravedad en cuestiones del día a día, y de la que hayamos sacado una lección. Por ejemplo, si un directivo perdió en una ocasión una inversión de un millón de euros en su banco por una mala actuación, no debe elegirse este ejemplo para contarle al entrevistador.

Se debe responder con naturalidad y sin recrearse en el error para centrarse en la respuesta rápidamente en el aspecto positivo, en aquello que se ha aprendió y cómo se corrigió aquella situación. Cómo se ha cambiado esa forma de actuar en nuestro quehacer profesional a partir de aquel momento, como evitamos ahora que vuelva a sucedernos.

7. Dígame algo de lo que se sienta un poco avergonzado.

Muchos entrevistadores formulan esta pregunta para tratar de cazar al candidato y comprobar si admite algo comprometido. Si no lo consiguen, analizan entonces si el candidato si es capaz de superar la sorpresa inicial e improvisar. Es otra killer question y si no estás bien preparado te puedes poner nervioso y salir del trance hablando de asuntos personales o de trabajo, y esa es la peor opción.

La mejor estrategia es hacer una pausa para reflexionar y ofrecer una respuesta similar a “a veces pienso que tengo que prestar más atención a algo, o hablar con alguien para evitar posibles confusiones, sobre todo cuando trabajo en equipo. Es cuestión de adelantarse a las situaciones en lugar de lamentarse después”. Una respuesta de este tipo nos da la oportunidad de transmitir apertura y sensatez, reconvirtiéndola en algo positivo.

8. ¿Cómo se siente reportando a alguien más joven o a una mujer?

Algunos entrevistadores formulan esta pregunta si detectan que el candidato puede tener algún tipo de prejuicio y desean controlarlo desde el principio. Ante todo deben evitarse afirmaciones que suenen paternalistas o insensibles. La respuesta ha de ser creíble y que no parezca automática. Un ejemplo de respuesta podría ser: “Me gustan las empresas que contratan y promocionan a las personas según sus méritos y la edad o el género a la que vaya a tener que reportar es indiferente”.

Fuente-Texto: © teinteresa.es/ Quique Rodríguez/ 23-01-2014
Fuente-Foto: © de su autor/ publicación

Ver todos las Noticias